TERAPIA ASISTIDA CON CABALLOS​

La Terapia Asistida con Caballos, una terapia «camuflada» a través del caballo, sin perder profesionalidad y ganando motivación en la implicación del usuario.  Durante toda la sesión los actividades tendrán un enfoque terapéutico, aprovechando todos los recursos que nos ofrece el caballo y su entorno, como puede ser; su cuidado, su higiene, el ensillado o la monta. El vínculo que se crea entre la persona y el caballo, facilita y potencia el abordaje de los objetivos planteados. 

Los efectos físicos que transmite el movimiento del caballo son considerados como principios terapéuticos. Son características propias del caballo que ofrece a toda persona que monte y que tienen un valor terapéutico fundamental en la Equinoterapia.

 Transmisión del calor corporal del caballo.
● Transmisión de impulsos rítmicos del dorso del caballo al jinete
 Transmisión de un patrón de locomoción tridimensional equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana.

Estos principios se potencian altamente con los ejercicios personalizados propuestos por el fisioterapeuta. 

La Terapia Asistida con Caballos es ideal para trabajar la psicomotricidad en todos su aspectos. La psicomotricidad está basada en la relación entre el cuerpo y la mente, con objetivo de desarrollar habilidades motrices, expresivas y creativas del niño, a través de su cuerpo, centrando el enfoque en el movimiento. Los caballos se han incluido en el trabajo psicomotriz desde hace muchos años. Una disciplina en la que el aspecto afectivo y emocional es tan importante se verá potenciada por la inclusión del caballo como motivador, pudiendo hacer infinidad de actividades con ellos, tanto montados como pie a tierra. Los juegos con animales nos mantienen activos y en continuo cambio ya que no son automáticos y su actuación cambiará en cada repetición, exigiendo nuestra atención y adaptación. Dirigida a niños con o sin alteraciones motrices.

Algunos de los objetivos posibles a conseguir, son el trabajo de equilibrio, control cefálico y de tronco, coordinación, lateralidad, la mejora de la percepción corporal, regulación del tono muscular o planificación motriz entre otros.

Cabe destacar, que en nuestras sesiones, la base de todas las actividades es la de hacer cómplices a quienes participen en ellas, en el bienestar, cuidado y respeto, de los animales que nos acompañan. Incluyendo implícito, el trabajo del respeto hacia todos los seres vivos y la naturaleza.